martes, 26 de agosto de 2014

Si eres: EL AGUA (Test de los 5 elementos)



De todos los elementos, el Sabio debe tomar al Agua como a su preceptora.
El Agua es dúctil pero a todos vence. El Agua apaga el Fuego, 
o ante la posibilidad de la derrota, escapa como vapor y asume una nueva forma.
El Agua arrastra a la Tierra Blanca, o, enfrentada a las rocas, busca un rodeo. 
El Agua corroe al Hierro hasta que se desmorona como polvo; satura la atmósfera.
Y así el Viento muere, El Agua cede ante los obstáculos con engañosa humildad,
pues ningún poder puede evitar que siga el destino de su curso hasta el mar.
El agua vence siendo dúctil; nunca ataca pero siempre gana la última batalla. 
El sabio que se transforma en agua se distingue por su humildad, adopta la pasividad,
actúa desde la no acción y conquista el mundo. 

Tao Cheng
Siglo XI d. C.

El Agua es tan profunda como un río subterráneo, tan oscura y fértil como un 
útero, tan persistente como un mar de color verde jade. El Agua alcanza su plenitud durante las heladas invernales, cuando las plantas entierran su energía en las raíces, los animales engrosan su piel y los estanques se solidifican. El movimiento disminuye mientras la materia y la energía se concentran. Es un momento de aparente quietud y estancamiento, y sin embargo bajo la superficie se desarrolla la actividad oculta de la gestación y la germinación que dará lugar a la renovación durante la primavera. Antes que las semilla y los bulbos germinen, precisan el hechizo del frío adormecimiento. Durante este periodo de hibernación la esencia de la vida permanece en su estado más primitivo. el oso acurrucado en un rincón de una oscura cueva podría ser tomado por muerto de no ser por su cálida, lenta y sutil respiración. Durante el invierno vivie de las reservas acumuladas. descansando hasta que despierta por el hambre que crece cuando la primavera evidencia la intensa actividad de un nuevo cilo. El Riñón mora en nuestro interior como el oso en su cueva, conteniendo el germen del ser, la Esencia, que alimenta y renueva nuestra fuerza vital.
Como Dionisios, el Dios griego de la Naturaleza, el Agua representa las incipientes fuerzas primales de la naturaleza humana, el dominio del inconsciente colectivo y personal. El Agua es el extracto primitivo a partir del cual la forma se materializa como vida. Une el pasado y el futuro, la ascendencia y la descendencia, y es el origen de nuestra inteligencia heredada. 



El arquetipo del agua: el filósofo

La revelación impulsa al Filósofo en su incasable búsqueda de la verdad. Ella trae la luz que está oculta, descubriendo un nuevo conocimiento, disipando el misterio, barriendo la ignorancia. Escudriñando la vida hasta que el sentido y el significado de sus impresiones se funden con el germen de la comprensión, es como un explorador de antaño con un olfato especial para las pepitas de oro, tamizando la grava de las ideas y las creencias, incansable en su esfuerzo por captar la naturaleza de la realidad. Igual que el minero tiene que excavar toneladas de mineral hasta desenterrar una simple pipita, la Filósofa busca tenazmente la verdad, que, como un diamante, es apreciada no sólo por su destello radiante, sino también por su dureza persistente como herramienta para hacer avanzar a la civilización. Hacen falta miles de años para que cristalice la esencia de los residuos minerales en esta piedra preciosa. El tiempo es el pico y la pala de la Filósofa, que exhuma los huesos de la cultura que perdura. La Filósofa, anhela es significado que trasciende el tortuoso vagar sin rumbo de los asuntos humanos. 
Al ofrecer su comprensión al mundo, se apoya en la esperanza de que el conocimiento se unirá a la sabiduría, el poder a la compasión, consciente de que el destino es la autoridad última. Capaz de vislumbrar lo que podría ser, es crítica por comparación con lo que es. Ella diferencia la disparidad inevitable entre la realidad aparente y la realidad elemental. Como guardiana de nuestros recuerdos y nuestros sueños, expresa nuestras aspiraciones, nuestros propósitos, pero no nos define el mecanismo necesario para que se realicen, nuestros medios.

Si tu elemento dominante es el Agua...

El Agua no tiene forma, es irregular y se adapta a toda superficie. Está relacionada con la luna y el movimiento de las mareas. Si tu elemento dominante es el Agua, eres una persona fuertemente emotiva que puede pasar de estados de ánimo exultantes a otros diametralmente opuestos. Puede que parezca que eres muy sociable, pero sueles mantener ocultos tus sentimientos. Puedes mantener la serenidad en medio de una gran confusión, o estar completamente agitado por dentro mientras aparentas una gran tranquilidad. 
El Feng Shui de tu hogar debería proporcionarte un lugar para el recogimiento y la intimidad. Estás relacionado con el invierno, el norte, el color negro o azul marino, y las formas irregulares y asimétricas.

*Las actividades relacionadas con tu elemento Agua serían: Contemplación, tranquilidad, sexualidad.

*Los objetos más relacionados con tu elemento Agua serían: Fuentes y estanques, recipientes con agua. superficies que reflejen: espejos, vidrios, cristales. Cuadros o fotos donde aparezca agua. Peceras o acuarios.


Bibliografía: Entre el cielo y la tierra (Ed Liebre de Marzo)
Feng Shui para el amor (Ed Océano Ambar)
Apuntes personales de mis estudios de MTC


No hay comentarios:

Publicar un comentario