viernes, 22 de agosto de 2014

Si eres: EL FUEGO (Resultado del test de los 5 elementos)



Tu elemento dominante, no determina la totalidad de tu personalidad. Sin embargo, conocerlo puede ser un indicio muy revelador del momento en que te encuentras actualmente, tanto en el plano afectivo como en otras áreas de tu crecimiento personal. Si la suma que aparece en el apartado "Total" es idéntica en dos o más columnas, significa que actualmente tus elementos son dos o más. Cada elemento determina de manera particular tu concepción y tu vivencia de la vida.



EL FUEGO




¿No ves que tú y yo

somos las ramas de un árbol?

Con tu alegría viene mi risa;
con tu tristeza
Brotan mis lágrimas
Amor, 
¿Podría ser la vida de otra manera 
para ti y para mí?

Tsu Yeh
Dinastía Tsin 265-316 d.C


Si tu elemento dominante es el Fuego...

El fuego es deslumbrante, efímero, vibrante, excitante y capaz de abarcarlo todo. El verano, la época en que las plantas y los animales desarrollan su máximo potencial, marca el ascenso del poder del fuego. El verano evoca una sensación de esplendor y de plenitud al expandirnos hasta los límites de nuestra capacidad. Un sol resplandeciente se eleva hacia su cénit. En verano, el Yang es dominante; la luz, el calor, la actividad y la interacción están en alza. 
El fuego como el verano, es expansivo, radiante, efusivo y caliente. Al igual que el sol acelera las corrientes de vida de la tierra, el Corazón impulsa los jugos vitales de la sangre a través de las venas, imbuyendo al cuerpo de conciencia. 
El Corazón y el Riñón son como dos extremos de un arco iris, distintos e insondables,dibujando entre ambos los luminosos lazos multicolores de nuestro ser, una dimensión limitada en un extremo por el Agua y en el otro po el fuego. 
el fuego representa el espacio universal y envolvente dentro del cual crecemos y nos expandimos. El Agua determina nuestra longevidad, mientras que el Fuego determina nuestra amplitud y nuestro alcance.
Así decimos que el Agua es la semilla y la raíz, y el Fuego es la flor y el fruto. 
Como Dionisios, el Agua se socia con el subconsciente, con las fuerzas primales de la naturaleza, mientras que el Fuego (como Apolo, el dios griego del sol) simboliza el despertar y el desarrollo de la sabiduría y de la compasión. Esta relación entre el Agua y el Fuego la expresa Jill Purce en The Mystic Spiral:
Situados entre los polos, en nuestro viaje a través del torbellino esférico, vemos en cada extremo nuestro origen y nuestra meta. Somos atraídos hacia ambas direcciones, pues la añoranza del útero... es equiparable al apasionado anhelo del místico por la unión con Dios.

El arquetipo del Fuego: el Mago

La fusión es el principio organizador del Mago, que busca imbuir lo mundano con lo extraordinario, fundir las aspiraciones humanas con el propósito divino. al igual que el Fuego del amor une al macho y a la hembra para formar una nueva vida, así también el Mago ejerce un milagroso poder para superar la separación, soldando los elementos divergentes en uno solo. Su excitación y entusiasmo generan el Calor necesario  para que ocurra la reacción de fusión. Con esta tremenda energía catalizadora, aporta el poder transformador de la luz, el amor y la conciencia al mundo.
Encantador y persuasivo, el Mago es un vendedor natural, capaz de vender tanto el producto en sí mismo sino la experiencia de poseer un instrumento de magia, un auténtico talismán, que nos otorga el poder de trascender nuestra existencia ordinaria. La magia, sin embargo, está en el Mago, no en la mercancía. Por eso cuando este magnífico comerciante de sueños desaparece, y el extraordinario abrelatas que iba abrirnos todo un mundo nuevo se convierte en un simple utensilio práctico, no nos sentimos insatisfechos ni decepcionados: la propia experiencia de sorpresa y regocijo que inspira el Mago nos deja contentos. 
recurriendo al magnetismo personal y al don de la expresión, es capaz de unir un grupo de individuos en un cuerpo. Ya  sea como un equipo, un coro, una clase, una audiencia, una congregación o un partido político, el Mago nos reúne en un espacio compartido de visión y sentimiento. A través de es te vínculo con los corazones y las mentes de otros, nos hacemos conscientes de la virtud de nuestra humanidad. 

Si tu elemento dominante es el fuego, el amor es vital para tu felicidad. Tienes necesidad de expansión y probablemente, capacidades artísticas. Seguramente te encanta estar rodeado de gente, pero pocas personas llegan a conocer cómo eres en realidad. Puedes ser sensual y cálido, pero también prudente y un podo distante, porque algo paradójico se esconde dentro de ti. Te gusta rodearte de objetos bellos, y vivir en un hogar donde te sientas muy a gusto contigo mismo y con los que lo comparten contigo. Necesitas contar con suficiente intimidad y vivir e
n un espacio que deleite tus sentidos, pero que al mismo tiempo sea adecuado para celebrar de vez en cuando alguna fiesta.
En el Feng Shui, tu orientación cardinal es el sur; tus colores, el rojo, el rosa, el castaño y el naranja; y te identificas con el verano y las formas en punta, como pirámides, conos y triángulos.

*Las acciones más relacionadas con tu elemento Fuego serían: Acción, iluminación, autoestima, categoría social.

*Los objetos más relacionados con tu elemento Fuego serían: Cualquier fuente de luz. Ropa o artículos varios hechos a partir de animales: pieles, plumas, hueso, lana, seda. Retratos o cuadros de personas o animales. Fotos o pinturas de alguna fuente de luz.




Bibliografía: Entre el cielo y la tierra (Ed Liebre de Marzo)
Feng Shui para el amor (Ed Océano Ambar)
Apuntes personales de mis estudios de MTC

No hay comentarios:

Publicar un comentario