domingo, 23 de febrero de 2014

Tres, Tao Te King




No alabando a los superdotados, se evita la rivalidad.
No acumulando tesoros, se evita el robo.
No apegándose a las cosas se evita la confusión del corazón.

Por eso, el sabio gobierna vaciando los corazones y llenando los estómagos, 
debilitando las ambiciones y fortaleciendo los huesos. 
Si la gente no tiene conocimiento y deseo, 
no tratarán de intervenir los intelectuales.
Si no se hace nada, todo estará bien.

Lao Tse, Tao Te King


No hay comentarios:

Publicar un comentario