martes, 18 de febrero de 2014

Uno, Tao Te King

El Tao que se puede explicar no es el Tao eterno. El nombre que se puede pronunciar no es el nombre eterno. Lo que no tiene nombre es el principio del cielo y la tierra. Lo que no tiene nombre es la madre de las diez mil cosas. El que nunca tiene deseo puede ver el misterio. El que siempre tiene deseo puede ver las manifestaciones. Ambas cosas tienen el mismo origen; pero distingo nombre, Aparecen como tinieblas. Tinieblas dentro de tinieblas. La puerta de todo misterio.  Lao Tse, Tao Te King


No hay comentarios:

Publicar un comentario