viernes, 28 de febrero de 2014

Cuatro, Tao Te King


El Tao es un vaso vacío: se utiliza; pero nunca se agota. 

¡Ah, fuente insondable de las diez mil cosas!

Embota lo afilado, 
Deshace los entredos, 
Atenúa el resplandor, 
Mecla con el polvo. 

¡Oh, profundidad oculta, pero siempre presente! 

No sé de dónde viene. 
Es el antepasado de los dioses. 


Lao Tse, Tao Te king



domingo, 23 de febrero de 2014

Tres, Tao Te King




No alabando a los superdotados, se evita la rivalidad.
No acumulando tesoros, se evita el robo.
No apegándose a las cosas se evita la confusión del corazón.

Por eso, el sabio gobierna vaciando los corazones y llenando los estómagos, 
debilitando las ambiciones y fortaleciendo los huesos. 
Si la gente no tiene conocimiento y deseo, 
no tratarán de intervenir los intelectuales.
Si no se hace nada, todo estará bien.

Lao Tse, Tao Te King


sábado, 22 de febrero de 2014

Dos, Tao Te King


Bajo el cielo, todos pueden conocer la belleza como belleza, porque existe la fealdad.
Todos pueden conocer lo bueno como bueno, porque existe lo malo. 

Por lo tanto, el tener y el no tener surgen de lo mismo.
Lo fácil y lo difícil se complementan lo uno a lo otro.
Lo largo y lo corto contrastan entre sí. 
Lo alto y lo bajo se apoyan recíprocamente. 
La voz y el sonido se armonizan.
Lo de delante y lo de detrás se van siguiendo uno a otro.

Por tanto, el sabio hace las cosas no haciendo nada, enseña sin hablar. 
Las diez mil cosas están apareciendo y desapareciendo continuamente.
Creando, pero sin poseer.
Trabajando, pero sin atribuirse méritos.
Cuando se ha terminado el trabajo, se olvida.
De este modo, dura para siempre. 

Lao Tse, Tao Te King

*Imagen obtenida del blog:
http://ignoranciailustrada.blogspot.com.es/




martes, 18 de febrero de 2014

Uno, Tao Te King

El Tao que se puede explicar no es el Tao eterno. El nombre que se puede pronunciar no es el nombre eterno. Lo que no tiene nombre es el principio del cielo y la tierra. Lo que no tiene nombre es la madre de las diez mil cosas. El que nunca tiene deseo puede ver el misterio. El que siempre tiene deseo puede ver las manifestaciones. Ambas cosas tienen el mismo origen; pero distingo nombre, Aparecen como tinieblas. Tinieblas dentro de tinieblas. La puerta de todo misterio.  Lao Tse, Tao Te King